¿Cepillarse la cara? Así es el ‘dry brushing

No hay comentarios

el ritual matutino para conseguir una piel más bonita

Nuestras abuelas lo hacían por una cuestión de recursos. Para mantener su piel bonita y sana cepillaban el rostro con un pequeño cepillito de madera. Con la fricción eliminaban células muertas y estimulaban la circulación. Esta forma de cuidado tan económica, que requiere de un solo elemento cosmético, es una adaptación del Garsham, un masaje realizado por la medicina tradicional ayurvédica cuya finalidad era exfoliar la piel y liberarla de toxinas. Hoy continúa teniendo sus devotas, especialmente ahora que gana seguidores la belleza slow, la que dice adiós a las prisas, se basa en la armonía del tiempo y defiende el enfoque del bienestar y la rutina del cuidado diario a partir de cosméticos naturales.

La técnica del dry brushing facial consiste en usar un cepillo con cerdas sobre la piel para ofrecer un momento de autocuidado. Es un método fácil y asequible que mantiene la tez libre de congestión y así lo comparte la facialista Diana Montoya: “Exfolia de forma natural eliminando las células muertas que se acumulan y también activa la circulación y el drenaje linfático y permite eliminar toxinas. Además, estimula la regeneración celular y la piel, que gana suavidad, oxigenación y luminosidad, se encuentra más activa a los productos que luego se aplican”.

Lo primero es usar la herramienta adecuada. Si has pensado aprovechar el cepillo que usas para el cuerpo, destierra esta idea de tu mente y hazte con uno para la cara, con cerdas naturales más suaves y de tamaño más pequeño “que se debe limpiar al menos una vez por semana con un jabón suave y agua y asegurarse de que se seque bien”, apunta Montoya e indica “también hay cepillos eléctricos que pueden usarse todos los días”.

¿Cómo iniciarse en este ritual?

La esteticista explica que los movimientos deben ser circulares y recomienda que el ritual no debe durar más de tres minutos. Estos son los pasos:

1. Se empieza desde el escote con movimientos circulares de abajo hacia arriba y del centro hacia fuera. Después se sube por el cuello con movimientos ascendentes en vertical y del centro del cuello hacia afuera.

2. En el rostro hay que ir desde el mentón hasta la zona de los pómulos y zona de las sienes. Puede hacerse de manera vertical y luego haciendo círculos de manera suave y desde la mitad del rostro hacia afuera intentando dirigir el movimiento a orejas y sienes.

3. En la frente el movimiento parte desde las cejas hacia arriba de forma vertical, haciendo círculos en forma ascendente y en diagonal dirigiéndonos hacia el nacimiento del pelo.

Este ritual conlleva muchos beneficios energéticos y nos hace sentir bien. Son las propiedades energizantes de este fenómeno wellness

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s